Sunday, January 14, 2007

Nocturno I

Once treinta de la noche y mi hermano no llega. Se fue hace más de ocho horas. Esta disfrutando con su novia (río a medio labio), deben andar bebiendo. Yo le propuse que la llevara a un museo y él de lleno descartó la idea. Sé muy bien porque, ella simplemente no entiende de eso y a él le importa poco que entienda. Definitivamente la noche esta aburrida, no hay nada que hacer, no siento nada, debe ser por que ya no tengo cerveza ni dinero, ¡putamadre! Prendo el televisor y aparece una mujer con un paraguas negro volando por todo Londres, Mary Poppins acaba de empezar. Tiene ese cuerpo cubierto por un montón de tela inútil, camina demasiado erguida, casi no tiene pecho ¿o si? ojos azules, piernas largas, no dobla ese cuerpo ni para cagar, mierda, en verdad me excita Julie Andrews, si pudiera fornicar con ella le haría cantar supercalifragilisticoespiralidoso cada vez que estuviera con mi boca por allá abajo, en fin, cantan bailan. Alguien llama por teléfono, contesto:
-hola ¿esta Nicolás?
-Con él ¿quien habla?
-soy Lucia, acabo de llegar de la calle, estoy cansada, quería hablar contigo.
(Hablando de fornicar)
- ¿Quieres venir Lu? estoy solo, podríamos pasar la noche juntos.
-No, no puedo, ya me empijame, me da mamera vestirme. Hace frió afuera. Le tengo miedo a los taxistas.
¡Miedo a los taxistas! nunca me habían salido con una fobia como esas, siempre hay una primera vez para todo. Ella pregunta por mi viaje a la costa, yo le digo que no estuvo mal, que como odio el sol me la pase cubierto hasta el tuétano, en fin, ¿que haces?, me pregunta.
- Estoy viendo Mary Poppins - contesto con cierta risa tonta en las palabras.
-Mierda no te creo, siempre sales con algo distinto, eres un caso.
-Bueno es que Julie Andrews haciendo ese papel me excita mucho ¿sabes lo que es eso? excitarse con algo que no excita a nadie
-Tu me excitas
-Bueno, si Julie Andrews estuviera acá también le diría eso.
-No seas ridículo, digo que tú me excitas mucho, que cuando pienso en ti solo puedo ver eso. ¿Que hacemos? así me enseñaste.

Ella quiere liberar su sexo, hoy fui el elegido. Mierda, de veras me gusta mucho Mary Poppins, nada que hacer, le digo que tengo esta vaina dura, que el recuerdo de ella me pone así (le hablo al TV) que cuando la miro no pienso sino en ponerla a sudar y jadear, que me gustaría bajar, poner mi boca en su sexo y ocuparme de su asunto. Al otro lado Lucia gime desesperada, me pregunta si es mi perra, yo sigo el juego y digo que si, no dejo de mirar la película en volumen bajo, escucho que asciende hasta el máximo su éxtasis con uno de esos griticos que tanto me gustan y para, no dice nada solo una respiración fuerte. Realmente la tengo dura, pero no tengo deseos de hacerme algo. No me siento bien fingiendo. ¿Así se sentirán las mujeres cuando fingen? al diablo, ellas siempre quedan llenesitas y uno tan sin nada, ellas son amas y señoras sin discusión alguna.

Se que ya termino por que me pide que le lea el poema de la hamaca y las hormigas. Se lo leo -tu voz me engatusa- me dice, y yo sonrío y ella disfruta de varias maneras esto que soy , mientras yo leo y fumo y espero que esa tonta película en el TV en algún momento se acabe.

Sunday, January 07, 2007

Generalizaciones

Tengo que decir que estos últimos años han sido de veras lúdicos, la gente me agrada menos, cada vez tengo menos dinero, menos alcohol, menos sonrisas innecesarias, cuento mejor los chistes malos y terminar una carrera universitaria cada vez pierde mas importancia para mi y gana mas respeto para el resto de las personas. Entonces me he empeñado en resguardarme estos años y ahora prospero en el aislamiento sociable, así que, de esa forma, corro-vengo-y-digo de nuevo: todas las mujeres son perras y todos los hombres unos estupidos alienados que solo buscan vaciar su semen en el universo. (Sonrisa necesaria) No busco ofender sensiblerías ajenas. Pienso que es una ley humana que toca aceptar y asimilar. Nada que hacer. Por que para ser sincero, prefiero mil veces una perra que una mujer-muñeca echándose pedos en mi cama mientras dormimos la borrachera y que al día siguiente le de asco ver un pelo en la sopa. Prefiero una perra que me diga cosas que de verdad me jodan un poco la vida, no ese maquillaje barato de frases que vienen el las cajas de barbie o en las revistas diseñadas para mujeres bratz; al final de cuentas soy un estupido alienado, muero y me desvivo por conseguir un polvo repentino y repetirlo mil y diez mil veces. Amo la bebida, y el sexo, alguna mujer entenderá, tendrá que entenderlo, nadie debe morirse ni emborracharse solo por puro gusto, de pronto por convicción, pero no por puro gusto. La vida es de aquellos que se desparasitan seguido y siempre tienen la ropa planchada, a mi déjenme los ceniceros atiborrados de colillas, alguna mujer de veras tendrá que entenderlo. Esta espera en el humo dará buenos resultados en algún momento.