Thursday, December 15, 2005

Suposiciones

Yo supongo de lleno de las malas costumbres de los otros, entonces cuando de repente me encuentro con alguien, veo como sus fosas nasales se dilatan enormemente y de una pienso en que se hurga la nariz en el cuarto y pone los mocos en la mesita mas cercana; si es hombre, y de reojo veo una mancha blanquecina en la camiseta supongo que, o se suena con ella o su acto autocomplaciente del yo-con-yo le resulta extremadamente natural y por lo tanto lo efectúa de manera repetida (deliciosa repetición exasperante), pero cuando se trata de una mujer, y en el momento de pasar mi nariz por su mano, el aroma me lleva a recuerdos fervientes y palpitantes comienzo a imaginarla a ella imaginando a alguien , en quien sabe que corporalidades que le evocan los libros mas censurados y comercializados de los hindúes, y entonces que mas puedo hacer que proponer conversaciones sobre dibujos animados de los ochentas y sus canciones introductorias.... Creo que es una labor que todos deberíamos hacer, lo creo con fe de clérigo ciego... A veces también ocupo mi sitio VIP frente al espejo grande que esta por el pasillo y me quito la ropa, veo entonces las tajadas de carne y grasa colgando, la barriga del que no quiere escapar mas que de una silla y pasarse horas enteras lejos del ruido del mundo frente al computador, entonces me veo, y me supongo (dulce maña obtenida con el paso del tiempo imaginario).... y me supongo chupándole las tetas del hombre gordo que soy y la delicias si pudiera alcanzar mi propio pene con la boca, un yo-con-yo nirvanico, y entonces me supongo de nuevo haciendo ejercicios yoguicos para poder alcanzar ese nirvana apetecido.... suena una llave entrando en la ranura de la puerta y ahora de nuevo a un mundo horrorizado de ver a un hombre gordo desnudo y una tia preguntando que demonios hacia ahí en el piso con las piernas sobre la cabeza y empelota, no tuve mas remedio que decir que estaba tratando de bajar un pedazo de haba cruda que se quedo atorada entre el intestino delgado y el grueso que me venia molestando hace unos cuatro días, después del cocido de la abuela.

1 Comments:

Blogger Lápiz de Jengibre said...

Yo también soy un amante desperado de los cocidos de la Abuela, sobre todo cuando hace sol y es domingo para poder empezar así, un Lunes con un haba en la tripa y poder excusarme para visitar baños pùblicos (esos azules de plàstico) y moteles en el centro de la ciudad
Gracias Bipedo por tus palabras

Thursday, 15 December, 2005  

Post a Comment

<< Home